sábado, 27 de mayo de 2017

Mucho mas que simples fotos







Extraño y WTF!

 





Impresionantes esculturas de arena







Creo que estas cervezas intentan decirnos algo







Humor envejecido







7 fantásticas ciudades imaginarias

Hay ciudades que solo existen en la mente de los artistas, y en las páginas y los márgenes de la ficción. Nosotros hemos recreado algunas de ellas con todo lujo de detalles.
Argia, con nombre de mujer
El emperador de los tártaros, Kublai Kan recibe de Marco Polo la descripción de las ciudades que visita. Como no conoce su idioma, el mercader veneciano tiene que representarlas. Todas tienen nombre de mujer, como Argia, la sepultada. Esto ocurre en Las ciudades invisibles, obra escrita por el italiano Italo Calvino en 1972.

Utopía, el no-lugar
Es una república ideal en la que el autor, Tomás Moro, elegido diputado británico, describe una sociedad sin propiedad privada ni ejércitos. Utopía, término acuñado por Moro, designa un “No-lugar”, o un “lugar ilocalizable en ningún sitio”. Escrita originalmente en latín, en 1516.

Ínsula Barataria, el reino de Sancho
La única ínsula del mundo rodeada por tierra en vez de por mar. Célebre por el gobierno que, con sincera rectitud, desempeñó el fiel Sancho Panza. Así lo imaginó Miguel de Cervantes en 1615 en El Quijote.

Macondo, la aldea de los Buendía
En sus calles vivieron, a lo largo de 100 años, seis generaciones de la familia Buendía. El premio Nobel colombiano Gabriel García Márquez pintó esta aldea en su novela Cien años de soledad. Cuando llegaron a Macondo los primeros Buendía, “el mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

Xanadú y el sueño del opio
La ciudad, sus árboles del incienso y su río Alfa son fruto del ensueño de un poeta inglés, Samuel Taylor Coleridge (1772-1834), con la imaginación exaltada por el consumo de opio. Coleridge situó Xanadú en las costas de Asia, y escribió que fue allí donde Kublai Kan mandó construir el fabuloso Templo del Placer.

Liliput, la isla de los enanos
El doctor Lemuel Gulliver conoció reinos como Broddingnag, Lapuda y Liliput, habitados por enanos, gigantes y caballos parlanchines. Después, decidió escribir su azarosa vida. Tras su mano está el irlandés Jonathan Swift, quien escribió Los viajes de Gulliver en 1726. Concretamente, Liliput es una ciudad habitada por enanos que se encuentran en guerra con sus vecinos de la también diminuta Blefescut. la cusa de la querella es que unos postulan que hay que cascar el huevo por uno de sus extremos y otros por la mitad.

Brodei, región de los Mlch
Pocos habitantes de la fantasía pueden parecer tan crueles como los Mlch, la tribu que puebla esta ciudad de fango y fuego situada en alguna parte al norte de África. El informe de Brodie, escrito por el autor argentino Jorge Luis Borges en 1970, es una fábula que da título a un libro de cuentos.


FUENTE

10 materiales del futuro (que ya existen en el presente)

Estamos tan acostumbrados a la química de los materiales y la ingeniería estructural, porque todos los d ias tenemos contacto con ellas, que quizá no nos parezcan tan espectaculares como el universo de la física cuántica o la paleontología de los dinosaurios, pero están aquí, en la vida cotidiana. Desde las banquetas hasta la pintura de nuestra casa, estas disciplinas han construido prácticamente el mundo que nos rodea. Y están en constante evolución. Conoce diez de los materiales que serán comunes en las casas y otros inmuebles del futuro, y que se caracterizan por ofrecer nuevas posibilidades debido a su mayor ligereza, flexibilidad, duración e 'inteligencia'.

Cemento autorreparable 
Aún está en desarrollo y tiene una mezcla de microcápsulas que liberan resina para cubrir grietas

Concreto flexible 
Es 500 veces más resistente a las grietas al contar con minúsculas fibras. Universidad de Michigan

Concreto traslúcido 
Contiene haces de fibra óptica y hará a las construcciones menos rústicas, frías, húmedas y oscuras

Fibra de carbono 
Es más fuerte que el acero y pesa menos de la mitad; sus filamentos son muy delgados que un cabello


Flexicomb 
Está hecho de tubos de polipropileno y ofrece múltiples posibilidades, entre ellas la iluminación


Granito líquido 
Se hace con materiales reciclados y es muy resistente al fuego

Muebles eléctricos 
Incorpora una fuente de electricidad a través de capas de metal entre la madera; evitará los cables

Richlite 
Es de papel reciclado y una resina horneados; es casi indistinguible de la madera

SensiTile 
Estas lozas de acrílico con canales de fibra óptica proveen destellos de luz cuando se camina sobre ellas


Vidrio inteligente 
Controla los niveles de CO2 ante la presencia humana; se contrae para regular la calidad del aire






FUENTE

Fotos de artistas del Hollywood de la "era dorada"

Excepcionales fotografías de estrellas, como ésta de Marlon Brando en "Un tranvía llamado deseo" (1950) componen la serie "El glamour de los dioses" donde se muestran algunos de los rostros más conocidos de la era dorada de Hollywood.

Cada foto pertenece a la colección de la Fundación Kobal, establecida antes de la muerte del historiador de cine John Kobal en 1991. El principal propósito de la exposición es “devolverle los nombres de los fotógrafos a las fotos”, además de rendir homenaje a Kobal. En esta aparece Marlene Dietrich en el plató de "Alta tensión" (1941).

Dance y su co-curador John Russell Taylor tardaron varios meses en escudriñar las 3.000 fotos y decidir cuáles se incluirían en la serie. Entre las escogidas, ésta de Rock Hudson en "Pijama para dos".


Dance declaró que era importante revisitar este arte porque se ha vuelto obsoleta “la fotografía anticuada”. “Hoy vivimos en un mundo digital. Las fotos salen de la máquina y van directo a los periódicos, nunca hay un retrato en el medio”, agregó. Retratos como éste icónico de Grace Kelly en 1956.


Eugene Robert Richee dirigía el estudio de retratos de Paramount Pictures, con el cual tenía su contrato Louise Brooks, uno de los rostros más famosos del cine mudo. Esta espléndida imagen enfatiza la tez de la actriz, su peinado único y sus perlas. “Lo que podría haber sido una foto difícil se ha convertido en una obra maestra de la fotografía de los años 20”, opina Robert Dance.