domingo, 8 de enero de 2017

Cerrado por vacaciones.



Como ocurre cada enero, nos tomamos unos días de descanso y durante un par de semanas no estaremos a diario actualizando el blog. 


De todas formas hemos hecho una selección de tópicos agrupados por categoría, 70 categorías en total,  para que puedas verificar algunas publicaciones de las mas de 37.000 que tiene Adictamente donde tal vez encuentres muchas cosas que aún no hayas visto.

En algunos días regresamos con las mismas ganas de siempre. 

El gato horizontal...y otras imágenes divertidas







Alimentos conocidos con sabores extraños y diferentes

Japón. Pepsi sabor yogur. 


Japón. Kit Kat chocolate sabor wasabi 

China. Donuts con carne de cerdo y algas.

Canadá. jugos con sabor pizza y espagueti. 

Asia. Chips Pringles con sabores de cangrejo, camarones y algas. 

China. Galletas Oreo con té verde. 

Humor libre







¿Es verdad que algunos alimentos provocan pesadillas?

Se dice que las aceitunas negras, los tacos picantes, el queso azul o las nueces pueden darte una noche terrorífica

Afirma la sabiduría popular que ciertas comidas dan pesadillas. La creencia dice que cenar aceitunas negras, algo picante o una tabla de quesos te pueden dar una noche terrorífica. ¿Verdad o mentira?

No sería raro pensar, por ejemplo, que si el chocolate tiene un efecto energético durante el día, ¿por qué no iba a hacerte soñar que corres despavorido como gacela por el bosque mientras te persigue tu ex?

De hecho, como explica Psychology Today, la ciencia baraja una hipótesis en ese sentido: como hay alimentos que modifican el humor y otros que incrementan el estado de alerta, consumirlos las horas previas al acostarse podrían influir el tipo de sueños de esa noche.

Otra de las explicaciones desarrollada en la Universidad de Tasmania tiene que ver con el metabolismo. Comer justo antes de ir a dormir incrementa la temperatura y activa todas las funciones del cuerpo y también el cerebro, que empieza a recibir una energía que no necesita en ese momento destinado al reposo.

Ese exceso de calorías incomoda al cuerpo, que en cierto modo se rebela interrumpiendo el descanso con una pesadilla. Así lo explica también el Dr. Estivill, de la Clínica del Sueño de Barcelona, que señala todavía otro razonamiento relacionado con la indigestión.

"Cuando las cenas son copiosas y con alimentos difíciles de digerir, es más fácil que el sueño sea superficial y con más microdespertares. Si estos coinciden con la fase REM en la que se forman los sueños, recordamos lo que hemos soñado y si son pesadillas, es por la incomodidad que provoca la mala o lenta digestión".

Porque comer demasiado puede hacer que se concilie rápido el sueño, pero cuando se está durmiendo los órganos no trabajan igual de rápido. Esto hace que la digestión se alargue y se haga más pesada.

Por otro lado, existen alimentos que se digieren peor que otros, como los lácteos, recuerdan en Psychology Today. No es de extrañar que para los británicos sean los culpables eternos de sus pesadillas, dado que la intolerancia a los derivados de la leche es muy común.

De ahí que el estómago pueda empezar a hincharse y doler y ese dolor se convierta en que en tu carrera por el bosque, un leñador enorme la tome contigo y te corte la cara con una motosierra.

No obstante, afirman en WebMd que hay cosas que tienen muchos números de complicarte la noche el alcohol, la cafeína, la nicotina y los tranquilizantes.

Pero también ciertas condiciones pueden causar pesadillas, como la ansiedad y la depresión, el síndrome de estrés postraumático o el trastorno límite de la personalidad, la genética familiar y, paradójicamente, la falta de sueño.




Las siglas no se escriben en plural

Decían de él que era un tipo conservador hasta la médula. No le gustaban los cambios. Prefería que todo quedara igual por mucho que los tiempos cambiaran y las modas zarandearan los fondos de armario. Se mostraba tan poco favorable a los cambios que cuando era apenas un niño pidió a su madre que le comprara la ropa varias tallas más grande para evitar tener que cambiar el vestuario a medida que iba creciendo. Mientras el mundo se volvía diferente a su alrededor, él se mantenía firme en sus principios. Si algo funciona, decía, para qué cambiarlo. No era necesario. En política hacía lo mismo. Votaba siempre al mismo partido. Pero no por convicción, sino por fobia a que algo cambiara en su limitado mundo. Era un tipo tan tan tan conservador que jamás se echó novia para no variar su estado civil. Se cortaba el pelo siempre igual y comía siempre los mismos platos. Que el resto del universo mudara de aspecto y color le resultaba molesto. ¿Qué necesidad había de cambiar nada?

Podríamos aplicar esa fobia al cambio cuando hablamos del plural de las siglas y acrónimos. No son pocas las veces que vemos escrito *CD’s o *CDs cuando hablamos de varios Compact Disks. *SMS’s u *ONG’s son algunos ejemplos más. Las siglas se crean uniendo las iniciales de varias palabras y son invariables. No tienen plural escrito, aunque sí lo pronunciemos. De esta manera, por mucho que digamos /los cedés/ tendremos que escribirlo así: los CD. Lo mismo para las ONG, los SMS, los BOE o los PC.

De acuerdo, los angloparlantes colocan ese bonito apóstrofo para señalar el plural. Pero aquí, si queremos ser muy españoles y mucho españoles, debemos evitarlo cuando escribimos.

Otra cosa es que esas siglas se conviertan en nombres propiamente dichos. Los ovnis, por ejemplo, lo hicieron. Y con esa subida en el escalafón gramatical se ganaron el derecho a escribirse también en plural a cambio, eso sí, de perder la majestuosidad de las mayúsculas.

Así que, por favor, sean conservadores con las siglas hasta que se ganen el derechos a ser nombres. Pronuncia su plural, pero absténganse, brothers and sisters, de escribírselo.



Bellezas de piel oscura







La "exótica fauna" del transporte público







5 insólitas señales de una alta inteligencia

Las personas inteligentes no pueden pasar inadvertidas: tienen peculiaridades que atraen la atención de los demás. Como reseña 'El País', los científicos siempre han intentado descubrir la clave de la inteligencia, y algunos de ellos se concentraron en las características externas que podrían indicar quién es inteligente. 

Hablar solo
"Hablar solo tiene beneficios cognitivos", afirman los psicólogos Gary Lupyan (Universidad de Wisconsin) y Daniel Swingley (Universidad de Pennsylvania), que descubrieron que las conversaciones con uno mismo activan un mecanismo sensorial del cerebro que ayuda a concentrarse mejor en las tareas y clarificar los pensamientos. Además, este procedimiento mejora la memoria, indican los investigadores.

Tener pocos amigos
El estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica señala que "los individuos más inteligentes se sienten menos satisfechos con su vida si socializan más a menudo con amigos". Por raro que parezca, las personas inteligentes se sienten menos felices cuando se interrelacionan. Los científicos llegaron a esta conclusión tras encuestar a 15.000 británicos.

Ser una 'lechuza'
¿Va a la cama tarde? Esta también podría ser una señal de inteligencia. Una investigación científica ha vinculado a índices del coeficiente intelectual impresionantes con el estilo de vida nocturno. El presidente Barack Obama, Charles Darwin, Winston Churchill, Keith Richards y Elvis Presley son famosos también por ser 'lechuzas'.

Ser vago
Investigadores de la Universidad de la Costa del Golfo de Florida descubrieron que las personas inteligentes hacen poca actividad física diaria. Para hacerlo, han hecho una selección de personas -'pensadores'- con alta actividad intelectual y compararon el nivel de su actividad física diaria con la de los participantes que evitaban a toda costa la reflexión excesiva. Resultó que la actividad física de los primeros es considerablemente más baja.

Ver 'películas basura'
Los autores de la investigación publicada en la revista científica 'Poetics' han desvelado que el coeficiente intelectual de los participantes del estudio que adoran las 'películas basura' es superior al del resto. Los científicos señalan que las personas que se atreven a ver 'películas basura' tienen un alto nivel de razonamiento para encontrar en las películas de mala calidad algo interesante.



Cosas que tu gato te querría decir (y que ahora entenderás)

¿Te gustaría tener una guía secreta para descifrar el lenguaje y el comportamiento de tu gato? Bueno, pues la siguiente lista te ayudará a entenderlo mejor.

1. Por favor, no interrumpas mi siesta sobre el teclado de tu computadora
Ustedes los humanos hablan y hablan de lo mucho que necesitan trabajar en la computadora, así que nos despiertan y nos apartan, pero sabemos que lo que realmente piensas hacer en la máquina es ver videos de gatos. Qué extraño.

¿Qué no se dan cuenta de que los gatos necesitamos dormir entre 12 y 16 horas al día, o piensan simplemente que somos unos flojos? Además, nuestro delicado cuerpo felino necesita el calor de tu computadora: nuestra temperatura ideal es dos grados más alta que la de ustedes los humanos.

2. Basta, deja de tomarme fotos
Parece que ustedes no pueden dejar de sacar fotos con sus teléfonos celulares cuando están cerca de nosotros, así que recurren a estrategias mañosas como agitar juguetes divertidos para llamar nuestra atención, pero una vez que toman la foto, dejan los juguetes a un lado y se marchan. Eso es una crueldad.

Si nosotros los gatos estamos dispuestos a permitir que nos saquen fotos, lo menos que puedes hacer es jugar con nosotros un poco a cambio. Por cierto, hay algo de lo que no tienes que preocuparte cuando nos tomas fotos con flash: el fogonazo de la cámara no lastima nuestros ojos. Pero con frecuencia produce en ellos un resplandor fantasmagórico causado por el tapetum lucidum, una capa de células ultrarreflejantes que hay en los ojos felinos y que nos ayuda a ver con poca luz.

3. Mantén las manos lejos de mi barriga, ¿sí?
Tú supones que cuando mostramos el vientre estamos siendo amigables. Algunas veces, en efecto, esto es señal de camaradería, pero en otras ocasiones es todo lo contrario; en lenguaje gatuno significa: “¿Quieres pelear? ¡Pues pelea tendrás!” Mostrar el vientre es una acción defensiva que indica a los enemigos potenciales que todos nuestros miembros y garras están listos para entrar en modo de ataque. Y hay otro motivo común para exhibir la barriga: simplemente estamos tratando de estirarnos.

4. Soy un gato, deja que rasqueAsí como tú te cortas y limas las uñas para que no alcancen una longitud digna de un récord Guinness, nosotros los gatos debemos cuidar nuestras garras. Una forma de hacerlo es rascando, pues nos ayuda a eliminar las células muertas de las uñas. Hay otras dos explicaciones importantes de por qué rascamos: lo hacemos para marcar nuestro territorio (tenemos glándulas odoríferas en las garras, ¿no es genial?) y para estirarnos (¿cómo crees que nos mantenemos tan esbeltos?).

Por desgracia, cuando un sofá o una alfombra se convierten en nuestro lugar favorito para rascar, algunos de ustedes deciden quitarnos las uñas por medios quirúrgicos, lo que equivale a que a ustedes les cortaran las puntas de los dedos. En vez de hacer eso, cómprame un poste para rascar (quizá tengas que probar distintos modelos hasta que encuentres uno que me guste), frótalo con un poco de hierba gatera y dame un premio cada vez que lo use.

5. Gracias, pero soy perfectamente capaz de bañarme solo
Algunos científicos creen que a los gatos no nos gusta nadar ni mojarnos porque desde que fuimos domesticados, hace entre 5,000 y 10,000 años, los humanos nos han protegido de la lluvia y la nieve. Además, es cierto que el pelo de los gatos “no se seca rápidamente y resulta muy incómodo para un minino estar empapado”, dice Kelley Bollen, directora de programas de comportamiento de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Cornell, en Ithaca, Nueva York. “Creo también que a los gatos no les gusta mojarse porque son fanáticos del control: prefieren tener las cuatro patas sobre una superficie firme y no aprecian la sensación de flotar”.

A fin de cuentas, ¿qué gato necesita baños y duchas? Los mininos nacemos con todas las herramientas básicas para acicalarnos: garras, una lengua áspera llena de micropúas, y saliva. Sin embargo, aunque odiamos que nos sumerjan, debes asegurarte de que tengamos suficiente agua para beber, sobre todo si nuestra dieta consiste en alimentos secos (la comida enlatada es 78 por ciento agua, más o menos). Sea cual sea el alimento que compres, siempre dale a tu gato un tazón de agua aparte, y cambia y limpia el recipiente todos los días.

6. No te asustes cuando te deje como “regalo” insectos o ratones muertos
Los expertos en comportamiento animal han descubierto algunas de las razones por las que hacemos esto. Tal vez estemos imitando lo que nuestra mamá hacía por nosotros. Tú llenas nuestros platos de comida todos los días, y como no somos ingratos, te estamos devolviendo el favor. O quizá hayamos atrapado, digamos, más grillos de los que podemos comer, y pensamos que podrías querer los sobrantes.

Por último, puede que te llevemos nuestra presa para que nos ayudes a guardarla para comerla después. Al igual que rascar, dar regalos es un comportamiento natural en nosotros, de modo que, si no te gusta, podrías ponernos un cascabel para que el sonido nos dificulte atrapar ratones y bichos.

Gente que se viste de manera, innegablemente, diferente







Consejos para buscar (y encontrar) trabajo

Si está sin trabajo, siga estas simples recomendaciones.

Sus antecedentes
  • Es muy importante que haya mantenido un perfil ejemplar en Facebook y que jamás haya escrito nada censurable que pudiera ver un futuro empleador.
  • Para que lo descarten, basta con que alguien comparta información que tal vez usted no quiera compartir, que reenvíe un comentario suyo o que abuse de su confianza haciéndole creer que tiene privacidad en una red cerrada”, le dijo un asesor laboral a wsj.com.
  • También es esencial tener una dirección profesional de correo electrónico (a partir de ahora, “fanatico-decalabozos-y-dragones@email.com” es sólo para sus amigos).
  • Una vocera de LinkedIn declaró a wsj.com que una persona que busca trabajo con un perfil “100 por ciento completo” registrado en su sitio tiene 40 veces más probabilidades de “recibir oportunidades de empleo”.
Investigue bien
  • “Los entrevistadores contratan basándose en los errores que cometió la persona que antes ocupó el puesto”, comentó a Fortune Bill Byham, asesor de recursos humanos. Averigüe por qué se fue ese empleado (¿se retrasaba mucho en sus tareas, o decía incoherencias en las reuniones?). Luego mencione que le gusta entregar todo a tiempo.
  • Vaya preparado con argumentos de peso para obtener el puesto, dice Byham, e incluso con muestras de su trabajo. Quizás eso convenza al entrevistador.
Su voz y lenguaje corporal
  • El contacto visual, una sonrisa y un apretón de manos son tan importantes en la recepción como en la oficina del director general, le dijo Sharon Sayler —consultora y autora de libros sobre lenguaje corporal— a WalletPop, de AOL.
  • Si busca un puesto de servicio, “eleve” la voz y el mentón al final de cada frase, para parecer más amable.
  • Si es un puesto gerencial, use un “tono creíble de voz”, que tenga “una cadencia tranquila, casi monótona, y baje apenas el mentón”.
  • Siéntese derecho, y mantenga un contacto visual “frecuente, pero no constante”. No necesita intimidar a nadie. Es importante hacia dónde mira: manténgase en “la zona profesional”: del puente de la nariz a la parte alta de la frente.
Respuestas a preguntas comunes
  • “Hábleme de usted”. Vaya preparado con una buena historia, escribe Penelope Trunk, de la Red Interactiva de Negocios CBS: “Dígale lo que es importante para usted, [y] dígaselo de una manera que pueda recordar y transmitir a otros”.
  • Si fanfarronea, está frito. En una entrevista de trabajo es inútil inventar o adornar la verdad, señala Byham.
  • “¿Quiere hacerme alguna pregunta?” Con frecuencia, esta pregunta finaliza la charla, pero Trunk aconseja preguntar antes cómo debe ser el candidato ideal. Así podrá adaptar sus respuestas a ese perfil. Antes de irse, pregunte al entrevistador si tiene reservas acerca de usted.
Su sueldo
  • No mienta, pero sea reservado. No revele su sueldo actual hasta que sea necesario. Deje en blanco el espacio en la solicitud, o escriba: “Prefiero discutirlo en persona”, le dijo Jason Levin, de vault.com, a la revista Money.
  • Sea general la primera vez que le pregunten. Lee Miller, autor de libros sobre negociación salarial, dijo a Money: “Use la frase ‘mi compensación total’”. Así puede sumar a su sueldo los aumentos previstos, los bonos y demás prestaciones, sin exagerar. Lassiter aconseja mencionar todas estas cosas, y luego preguntar cuál es el paquete de compensación de esa empresa.
  • Sea específico cuando lo presionen. Si el entrevistador insiste en saber cuánto gana, dígaselo, aconseja Lassiter. Después, pregúntele qué sueldo y prestaciones tienen pensado dar a quien ocupe el puesto.


Siempre hay lugar para un poco de WTF!