Principal

AJ

AJ
330 JUEGOS

sábado, 17 de marzo de 2012

La mujer que amaba la luz y la sombra

El Instituto Cervantes de Nueva York expuso a comienzos de este año la muestra “El Poder Sutil del Ojo de una Mujer” de Daphne Dougall de Zileri. Te invito a conocer la obra de la fotógrafa peruano-argentina. 


Según su esposo Enrique Zileri, exdirector de la revista peruana Caretas, “ella tenía una mezcla de timidez y audacia”. El único autorretrato que publicó sólo revela su sombra alargada por el sol en la arena del desierto peruano. 


El Instituto Cervantes recordó que Daphne "cultivó su ojo de fotógrafa estudiando la fotografía de Ansel Adams, Henri Cartier Bresson, Robert Frank y Dorothea Lange". 
Daphne comenzó a tomar fotos de su familia y pocos años después lo hizo en diferentes partes del mundo. 


El Washington Post elogió la exposición indicando que "el misterio que encierra esta muestra es cómo esta mujer tomó la inspiración de ser madre y la transformó en algo que refleja lo universal".


El Premio Nobel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa, dijo de ella. "Si hay una palabra que podría definir a Daphne Zileri es elegante, era elegante en su manera de ser, era elegante en su manera de tratar a la gente y era elegante a la hora de hacer arte". 


Muchos poetas peruanos han dedicado sus palabras a la fotógrafa y a su obra, entre ellos José Watanabe: “Cada fotografía nos revela el momento del súbito y espontáneo vínculo”. 


"El maravilloso álbum Soliloquios, de la artista Daphne de Zileri, es, a la corta o a la larga, un tratado de la soledad", dijo el poeta Antonio Cisneros.


Periodistas y críticos peruanos también han hablado de sus fotos: "Revelan una delicada estética de la más lúcida timidez", opinó Jaime Bedoya.


"No es un lente que dispara como si se tratara de un asalto armado: es un dardo visual de precisión olímpica". César Hildebrandt. 


"Daphne está también, invisible pero presente en el talento vivo que reconoció cuándo el instante era perdurable." Gustavo Gorriti. 


Daphne Dougall de Zileri murió en su casa de Perú en el año 2011, a los 75 años.